viernes, 5 de diciembre de 2014

TRÜMMELBACH, ¿BESTIA O BELLA?

Se nos acababa el tiempo. Nuestros días en Suiza llegaban a su fin y ahí estaba él, desafiante. Era el tercer año que llamaba a su puerta, esta vez me tenia que dejar entrar y así fue. El elevado caudal nos puso las cosas difíciles, cualquier fallo en un barranco como este se paga muy caro, pero poco a poco le fuimos ganando terreno a ese oscuro agujero. Cuando le observas desde fuera lo ansias, cuando estas dentro, solo piensas en salir. Trummel no da tregua ni descanso, las 5 horas que pasamos en sus fauces fueron tan solo un instante mientras encadenábamos dificultad tras dificultad. Pero por fin me saque la espinita que se me clavo en el 2011. Al poco rato, sin darnos cuenta, como en un a nube aun, estábamos en la furgoneta de vuelta a Palencia después de 13 días persiguiendo barrancos glaciares Suizos.






2 comentarios:

J.C.Alonso dijo...

Biennnn!!! Me alegro un montón por vosotros. Ya nos contaras que tal la experiencia, saludos.

Ruben del Rio dijo...

Ese Caiman!! Muchas gracias!!